Blog

Kilómetro cero…

  • Oct 2, 2019

Creo en las personas a quienes los vaivenes de la vida no les merman las ganas para volver a empezar de cero. Creo en las personas que defienden su punto de vista con el corazón por delante. Creo en las personas que prefieren gastar su vida con amigos y familia y en las que escupen verdades aunque duelan. Creo en las personas que te hacen sentir ese abrazo aunque no estén a tu lado incluso cuando te encontrara en una red social. Creo en las personas cuya fe mueve montañas y en las que regalan su tiempo para sumar contigo. Creo en las personas para quienes la letra de una canción parece que fuera escrita para ellas y la cantan con el alma. Creo en las personas que abren las puertas al Universo y la consciencia.

Creo en las personas que me inspiran y en las que con su espejito me ayudan a crecer. Creo en las personas generosas. Creo en las personas que aparecen por causalidad y en las que si el destino tiene ganas nos juntará y sí, creo en mí y en los que me acompañan cada día.

Creo en una nave que late y en el poder curativo que este blog tuvo cuando comenzara y fuera uno de esos pocos lugares donde podía ser yo misma. Por todo esto en lo que creo y mucho más vuelvo a poner el contador a cero y retomo “El rincón de Mela…” sin saber de mi constancia ni de a dónde me llevará porque dicen que lo más bonito suele encontrarse en los caminos más insospechados y eso me gusta de más… hoy sólo creo en mi necesidad de escribir para mí y subir todas esas descargas que nacen #entrelaretinayelcorazon

Creo en ELLAS y en su actitud de “preparadas, listas, ya”… encontramos La Caravana, nos hubiéramos quedado a vivir en aquel atardecer. Gracias por unas vacaciones auténticas y ser capaces de alejarme del mundanal ruido. Gracias por vuestra libertad. Zambujal, Portugal.

Creo. Yo creo.